fbpx

Urología – Cuidando tu salud urinaria y reproductiva

Recibe la mejor atención médica en Urología con MediPRO

Urología

La urología es una rama de la medicina que se encarga del estudio, diagnóstico y tratamiento de enfermedades y trastornos relacionados con el sistema urinario de la mujer y el hombre, y el aparato genital del último. El urólogo es el especialista encargado de brindar atención médica en esta área.

¿Qué ofrece MediPRO Urología?

En MediPRO, nuestro equipo de urólogos proporciona una atención integral para todas sus necesidades urológicas para hombres y mujeres, según sus necesidades. Desde exámenes preventivos hasta tratamientos avanzados, nuestro equipo de expertos se dedica a proporcionar la más alta calidad de atención. Ofrecemos una amplia gama de servicios, incluyendo exámenes de próstata, infecciones del tracto urinario, cálculos renales, problemas de vejiga, y más.

Servicios de Urología

Los servicios de urología abarcan una amplia gama de problemas de salud, incluyendo:

Trastornos de la vejiga, como la incontinencia urinaria y la vejiga hiperactiva.

Disfunción eréctil y otros problemas derivados de las relaciones íntimas.

ETS - Enfermedades de transmisión por relaciones íntimas.

Enfermedades de los riñones, incluyendo cálculos renales y enfermedades renales crónicas.

Cáncer de próstata, vejiga, riñón y otros órganos del sistema urinario y reproductivo.

Infertilidad masculina.

Procedimientos en urología

Los servicios de urología abarcan una amplia gama de problemas de salud, incluyendo:

ECOGRAFÍA RENAL y de vías urinarias
Ecografía testicular
Frenuloplastia
Electrofulguración de lesiones genitales
Fimosectomia o Circuncisión

Ecografía renal - Medipro

ECOGRAFÍA RENAL y de vías urinarias

La ecografía renal y de vías urinarias es un procedimiento que emplea ultrasonido para evaluar el estado de los riñones y la vejiga. Se caracteriza por ser seguro, no invasivo y libre de radiación ionizante.

Este tipo de ecografía urológica permite examinar en detalle las estructuras del tracto urinario, incluyendo los riñones, uréteres, uretra y vejiga, y detectar posibles enfermedades que puedan afectarlos.

Entre los propósitos más frecuentes de este estudio se encuentran:

  • Evaluar posibles anomalías en cuanto al tamaño y la ubicación de los riñones.
  • Identificar signos de lesiones o daños renales, incluyendo indicios de infección.
  • Detectar la presencia de cálculos renales, quistes o tumores.
  • Identificar problemas relacionados con la vejiga, como la retención de orina.

Adicionalmente, la utilización del ultrasonido Doppler en la evaluación de los riñones permite a los profesionales de la salud observar y analizar el flujo sanguíneo que llega a estos órganos.

Un dato importante a resaltar es que este procedimiento resulta completamente seguro, incluso en el caso de niños y mujeres embarazadas.

¿Cómo debes prepararte para una ecografía renal?

Para someterte a una ecografía renal y de vías urinarias, es esencial seguir estos pasos:

  1. Hidratación: Bebe de 4 a 8 vasos de agua durante el período de una hora y media a dos horas previas al examen.
  2. Retención de orina: Durante la preparación, evita orinar, mantén la vejiga llena, y espera hasta la realización del estudio, que debe llevarse a cabo con la vejiga en ese estado.
  3. Puntualidad: Asegúrate de llegar al centro médico con, al menos, 15 minutos de antelación respecto a tu cita, con la orden médica y la autorización vigente para el procedimiento.

Ten en cuenta que estos consejos son generales, y es posible que tu médico te proporcione instrucciones específicas según tu situación médica particular.

Ecografía testicular - Medipro

Ecografía testicular

La ecografía testicular es un procedimiento médico diseñado para generar imágenes de los testículos y los tejidos circundantes en hombres, niños y adolescentes. Este método se destaca por su seguridad, simplicidad, falta de dolor, carácter no invasivo y la ausencia de requerimientos de preparación previa.

Tu urólogo o médico de cabecera podría recomendar una ecografía testicular por diversas razones, entre las cuales destacan:

  • Determinar si una masa en el escroto o los testículos es sólida (indicando un tumor) o está llena de líquido (indicando un quiste).
  • Evaluar las consecuencias de un traumatismo directo en el escroto o los testículos.
  • Identificar las causas de dolor o inflamación testicular.
  • Investigar posibles factores de infertilidad.
  • Localizar un testículo que no haya descendido adecuadamente.

Además, la ecografía testicular facilita la evaluación de la inflamación, la torsión testicular y, a través del uso del Doppler, permite observar la irrigación sanguínea. En situaciones de traumatismos graves, esta técnica es valiosa para determinar si existe daño en el tejido testicular y si se han formado hematomas dentro o fuera del órgano genital.

Frenuloplastia - MediPro

Frenuloplastia

La frenuloplastia es una intervención quirúrgica que se lleva a cabo con el propósito de corregir un frenillo corto, una condición que puede dificultar la retracción del prepucio y dar lugar a molestias o sangrado durante las relaciones sexuales.

Por lo general, el procedimiento involucra la extirpación del frenillo o la realización de una incisión en el mismo, la cual luego se estira para lograr una mayor longitud y se sutura cuidadosamente. Esta incisión puede adoptar la forma de una «Z», una «Y» o un solo corte horizontal. Una vez completada la fase de cicatrización, la frenuloplastia permite que el frenillo cumpla su función normal.

La cirugía puede llevarse a cabo bajo anestesia local, regional o general, y se procede a aplicar puntos de sutura en la zona de la incisión.

En cuanto a la recuperación, suele extenderse por un período de dos o tres semanas. Durante este lapso, es esencial seguir al pie de la letra las indicaciones de tu urólogo para garantizar el cuidado de la herida y prevenir posibles infecciones.

Es relevante mencionar que, durante aproximadamente 48 horas posteriores al procedimiento, es importante evitar tocar la zona genital, a menos que sea necesario para fines de aseo personal (si así se ha indicado) o para la micción.

Recuerda que estos son consejos generales, y tu médico podría brindarte instrucciones específicas basadas en tu situación médica particular.

¿Cuándo es seguro reanudar las relaciones sexuales después de una frenuloplastia?

Por lo general, se aconseja a los pacientes esperar de 3 a 4 semanas antes de retomar la actividad sexual, con el fin de permitir una recuperación completa del tejido. Este período de espera es fundamental para asegurar una cicatrización óptima y prevenir posibles complicaciones asociadas a la actividad sexual temprana.

Es crucial seguir al pie de la letra las recomendaciones de tu médico y cerciorarte de que la herida haya sanado por completo antes de considerar la reanudación de las relaciones sexuales. Si surgen preguntas o inquietudes en el proceso, no dudes en entablar una conversación con tu profesional de la salud.

Electrofulguración de lesiones genitales

La Electrofulguración es un procedimiento quirúrgico de baja complejidad, realizado con anestesia local, con el propósito de eliminar las verrugas o condilomas que se manifiestan en los genitales como resultado de la infección por el virus del papiloma humano (VPH).

El condiloma acuminado, también conocido como verruga genital, es una manifestación que suele presentarse en la zona genital, abarcando la vulva, el pene, el prepucio, el escroto, el ano o el área perineal. Se considera una infección de transmisión sexual (ITS) y se contagia con facilidad a través del contacto de la piel o secreciones durante las relaciones sexuales con una pareja previamente infectada y portadora del virus del papiloma humano (VPH).

La Electrofulguración implica la extirpación electroquirúrgica de las verrugas o condilomas, utilizando electricidad. Aquí te describo el procedimiento en detalle:

  1. Evaluación inicial: El especialista realiza una observación inicial para identificar las verrugas y evaluar su apariencia. En hombres, por lo general, estas lesiones son visibles a simple vista, a menos que se desarrollen en la uretra.
  2. Preparación del paciente: En el día del procedimiento, una vez que el paciente está en la camilla con una bata quirúrgica, se lleva a cabo una limpieza minuciosa del área afectada.
  3. Administración de anestesia: Se procede a aplicar anestesia local infiltrando la base de las lesiones con lidocaína al 1%. Esto insensibiliza la zona alrededor de las verrugas.
  4. Electrofulguración: Luego de unos minutos, se utiliza un lápiz quirúrgico conectado a un generador electroquirúrgico. Al entrar en contacto con los condilomas, este dispositivo transmite una corriente eléctrica de bajo voltaje que provoca la necrosis de coagulación de las verrugas.
  5. Proceso de recuperación: En pocos días, las verrugas tienden a caerse por sí mismas a medida que la piel sana se regenera.

Este procedimiento es efectivo para eliminar las verrugas genitales causadas por el VPH en los genitales masculinos. Es importante seguir las indicaciones de tu médico antes y después de la fulguración para garantizar una recuperación adecuada.

Circuncision - MediPro

Fimosectomia o Circuncisión

La fimosectomía, comúnmente conocida como circuncisión, es un procedimiento quirúrgico en el cual se elimina parcial o totalmente el prepucio, la piel que cubre la cabeza del pene. Este procedimiento se lleva a cabo en hombres y niños por razones variadas, incluyendo tradiciones culturales, consideraciones estéticas, motivos médicos, higiene o aspectos sexuales.

En diferentes culturas alrededor del mundo, la circuncisión es una práctica común. En occidente, se realiza por motivos estéticos, médicos, higiénicos o sexuales. La razón médica más frecuente para una fimosectomía es la presencia de fimosis, que se caracteriza por un estrechamiento del prepucio que dificulta su retracción para exponer el glande. La fimosis puede ser congénita o desarrollarse a raíz de infecciones repetidas en el prepucio.

La circuncisión también se lleva a cabo en situaciones de parafimosis, infecciones recurrentes del prepucio y balanitis, que son infecciones del glande y el prepucio.

El procedimiento de fimosectomía es relativamente rápido y suele durar aproximadamente media hora. Tras la operación, se recomienda un descanso de varios días si es posible, ya que es normal experimentar inflamación y enrojecimiento que tienden a desaparecer después de una o dos semanas.

¿Cómo se realiza el procedimiento?

La fimosectomía o circuncisión es un procedimiento quirúrgico que generalmente se lleva a cabo bajo anestesia local o general. Aquí se describen los pasos generales del procedimiento:

  1. Anestesia: Se administra anestesia para insensibilizar la zona y evitar cualquier molestia durante el procedimiento.
  2. Incisión: El cirujano efectúa una incisión en el prepucio, que es la piel que recubre la cabeza del pene.
  3. Retirada del prepucio: Con cuidado, se retira el prepucio para descubrir el glande.
  4. Cierre de la herida: La herida se sutura con hilos que se disuelven con el tiempo.
  5. Recuperación: Tras la cirugía, es normal experimentar cierto grado de dolor y hinchazón, que suele mejorar en unos días y se puede aliviar con medicamentos para el dolor.

Afecciones que aborda la especialidad de urología en hombres

Cáncer de vejiga
Cáncer de próstata
HBP (hiperplasia prostática benigna)

Cancer de vejiga - MediPro

Cáncer de vejiga

El cáncer de vejiga generalmente se origina en las células que recubren la pared interior de la vejiga, conocidas como células uroteliales. La mayoría de los casos de cáncer de vejiga se diagnostican en sus etapas iniciales, lo que permite un tratamiento efectivo.

  • Tabaquismo: Fumar representa el factor de riesgo más significativo para el desarrollo del cáncer de vejiga. La probabilidad de que los fumadores desarrollen esta enfermedad es al menos tres veces mayor que la de los no fumadores. 
  • Exposición laboral: Algunas sustancias químicas presentes en entornos industriales se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer de vejiga. Ejemplos de estas sustancias son las aminas aromáticas, como la bencidina y la beta-naftilamina, que a veces se utilizan en la industria de los colorantes. 
  • Edad avanzada: El riesgo de cáncer de vejiga tiende a aumentar con la edad.
  • Exposición a tóxicos: La exposición a ciertas sustancias tóxicas puede contribuir al desarrollo de esta enfermedad. 
  • Infecciones crónicas de la vejiga: En algunos casos, las infecciones crónicas de la vejiga pueden estar relacionadas con el cáncer de vejiga.
  • Ciertos agentes quimioterápicos: Algunos tratamientos de quimioterapia conllevan un aumento del riesgo de padecer esta enfermedad.
  • Antecedentes familiares: Si tienes familiares cercanos con antecedentes de cáncer de vejiga, tu riesgo puede ser mayor.

Es importante destacar que el hecho de tener uno o más de estos factores de riesgo no garantiza que desarrollarás la enfermedad. Muchas personas con uno o más factores de riesgo nunca llegan a padecer cáncer de vejiga. Al mismo tiempo, es fundamental tener en cuenta que los síntomas típicos, como el sangrado en la orina (hematuria), dolor al orinar, urgencia miccional, pérdida de peso, dolor pélvico y lumbar, son inespecíficos y requieren una evaluación por parte de un urólogo.

Cancer de próstata - MediPro

Cáncer de próstata

Es uno de los cánceres más comunes en hombres. La mayoría de los casos de cáncer de próstata tienen un crecimiento lento y permanecen confinados a la glándula prostática, lo que no suele causar daño significativo. No obstante, existen tipos más agresivos que pueden diseminarse rápidamente.

Los factores que aumentan el riesgo de cáncer de próstata comprenden:

  • Edad avanzada: El riesgo de desarrollar cáncer de próstata aumenta con la edad, siendo más frecuente después de los 50 años.
  • Raza/Grupo étnico: Este tipo de cáncer es más común en hombres de raza negra y en aquellos con ascendencia africana del Caribe que en hombres de otras razas.
  •  Antecedentes familiares: Si un familiar cercano, como un padre, hermano o hijo, ha sido diagnosticado con cáncer de próstata, tu riesgo puede ser mayor.

Los síntomas del cáncer de próstata pueden incluir:

  • Problemas urinarios: Esto puede manifestarse como un flujo urinario débil, necesidad de orinar con frecuencia, especialmente de noche, o dificultad para iniciar la micción.
  • Sangre en la orina o el semen.
  • Dolor persistente en la espalda, las caderas o la pelvis.
  • Pérdida de peso inexplicada.
  • Disfunción eréctil.

Es esencial tener en cuenta que estos síntomas no son específicos del cáncer de próstata y pueden estar relacionados con otras condiciones. Por lo tanto, si experimentas alguno de estos síntomas, es fundamental consultar a un médico para determinar la causa subyacente.

HBP hiperplasia prostatica benigna - MediPro

HBP (hiperplasia prostática benigna)

La HPB se caracteriza por el aumento del tamaño de la glándula prostática, una glándula que desempeña un papel en la producción de semen. Esta glándula se encuentra ubicada justo debajo de la vejiga y, a medida que los hombres envejecen, tiende a aumentar de tamaño.

Los síntomas comunes de la HPB incluyen:

  • Miccion frecuente: Necesidad de orinar con mayor regularidad.
  • Nocturia: Incremento en la frecuencia de la micción durante la noche.
  • Dificultad para iniciar la micción o esfuerzo al orinar: Problemas al comenzar a orinar o mantener un flujo de orina constante.
  • Flujo de orina debil o continuo: Reducción en la fuerza del flujo de orina.
  • Goteo al final de la micción: Liberación involuntaria de orina después de haber orinado.
  • Incapacidad para vaciar completamente la vejiga: Sensación persistente de que la vejiga no se vacía por completo.
  • Sangre en la orina.
  • Incontinencia urinaria: Pérdida involuntaria de orina.

La causa exacta de la HPB es desconocida, pero factores como los cambios hormonales en hombres mayores pueden influir en el agrandamiento de la glándula prostática, lo que puede obstruir la uretra, el conducto que transporta la orina desde la vejiga y atraviesa el centro de la glándula prostática.

Los factores de riesgo comprenden:

  • Edad: Los hombres mayores de 60 años son más propensos a experimentar el agrandamiento de la próstata.
  • Crecimiento continuo de la próstata.
  • Cambios en las hormonas sexuales.
  • Historia familiar.
  • Diabetes.
  • Problemas cardíacos.
  • Obesidad.

Si no se trata durante un período prolongado, la HPB puede provocar complicaciones, como bloqueo del flujo de orina, incapacidad para orinar, infecciones frecuentes del tracto urinario, formación de piedras en la vejiga, daño a los músculos de la vejiga, retención urinaria aguda y problemas renales.

El tratamiento depende del tamaño de la próstata, la edad y la salud general del paciente. Puede incluir medicamentos como Alfuzosin, Doxazosin, Tamsulosin (bloqueadores alfa), Finasteride, Dutasteride (inhibidores de la 5-alfa reductasa), o procedimientos como Resección transuretral (RTU), Incisión transuretral de la próstata (TUIP), Termoterapia transuretral por microondas (TUMT), Ablación transuretral con aguja (TUNA), Terapia con láser, Levantamiento de la próstata, Embolización y Prostatectomía abierta o asistida por robot.

Afecciones que trata la urología en las mujeres

Incontinencia urinaria
Prolapso vesical

Incontinencia urinaria - MediPro

Incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria se refiere a la pérdida involuntaria de control sobre la vejiga, y puede manifestarse con diferentes niveles de gravedad, desde episodios ocasionales al toser o estornudar hasta una urgencia repentina y apremiante por orinar que podría no permitir llegar al baño a tiempo.

En mujeres, existen diversas causas de incontinencia urinaria, que incluyen:

  • Problemas neurológicos o daños neurológicos: Algunas enfermedades neurológicas pueden afectar los nervios responsables del control de la vejiga.
  • Debilidad de los músculos del suelo pélvico: Estos músculos son fundamentales para mantener la uretra en su posición y permitir un cierre adecuado para evitar pérdidas de orina. Si estos músculos se debilitan, es posible que se experimente una «hipermovilidad uretral» durante actividades que involucran esfuerzo físico, lo que resulta en la fuga de orina.
  • Cambios hormonales: Durante la menopausia, la disminución de los niveles de estrógeno puede debilitar los músculos del suelo pélvico, contribuyendo a la incontinencia.
  • Embarazo y parto: El proceso de embarazo y parto puede provocar estiramiento y debilitamiento de los músculos del suelo pélvico, lo que puede conducir a la incontinencia.
  • Obstrucción: Tumores o cálculos urinarios pueden obstruir el flujo normal de la orina y dar lugar a un tipo de incontinencia conocida como incontinencia por rebosamiento.
  • Infecciones de las vías urinarias o uretritis: Estas condiciones pueden dar lugar a episodios temporales de incontinencia.

Es fundamental destacar que, aunque la incontinencia urinaria tiende a ser más común a medida que se envejece, no es un efecto inevitable del proceso de envejecimiento. Si la incontinencia urinaria está afectando tu calidad de vida y actividades diarias, es importante buscar la orientación y el tratamiento adecuados por parte de un profesional médico.

Prolapso vesical - MediPro

Prolapso vesical

El prolapso vesical, también denominado cistocele, se presenta cuando la vejiga desciende o «cae» hacia la vagina debido a la debilidad o ruptura del suelo pélvico. El suelo pélvico comprende un conjunto de músculos que sostienen los órganos y vísceras en la región pélvica y abdominal. Cuando estos músculos se debilitan, no pueden mantener los órganos pélvicos en su posición adecuada, lo que puede resultar en un prolapso vesical.

Varios factores pueden contribuir a esta afección, que incluyen:

  • Experiencia de uno o varios partos, especialmente si estos han sido traumáticos.
  • Envejecimiento.
  • Deficiencia de estrógeno durante la menopausia.
  • Obesidad.
  • Participación en deportes de alto impacto y levantamiento continuado de peso.
  • Estreñimiento crónico.
  • Tos crónica.

Los síntomas más frecuentes del prolapso vesical pueden incluir una sensación de presión, a veces acompañada de dolor en la parte baja del abdomen, molestias durante las relaciones sexuales, dolor en la zona lumbar o sacra, incontinencia urinaria (pérdida involuntaria de orina), inflamación de la vagina y, en casos graves, la aparición de un bulto en la vagina.

Además del prolapso vesical, la urología trata otras afecciones, como litiasis urinaria, infecciones urinarias y síntomas del tracto urinario inferior, como micción frecuente y urgencia.

Estetoscopio

¿Por qué un especialista de MediPro en urología?

En MediPro, nuestros especialistas en urología están altamente capacitados y experimentados. Ofrecemos una amplia gama de servicios de urología, desde tratamiento médico hasta cirugía avanzada. Nuestro objetivo es brindar la mejor atención posible a cada uno de nuestros pacientes, con un enfoque en la seguridad, el bienestar y la satisfacción. Si necesita atención médica especializada en urología, no dude en contactarnos para programar una cita.

Agenda una cita